¿Qué es la insolvencia?

La Ley de la Segunda Oportunidad nace en 2015 con la intención de otorgar un nuevo comienzo a aquellas personas que se endeudaron gravemente durante la crisis económica del 2008. En la actualidad, este mecanismo legal esta sirviendo para que muchas personas puedan seguir adelante en esta nueva crisis, generada por la pandemia COVID-19.

Uno de los requisitos fundamentales establecido para acogerse a la Ley de la Segunda Oportunidad es ostentar la condición de insolvencia. Con la aprobación de este procedimiento, el legislador quiso reconocer que muchas situaciones de insolvencia son debidas a factores que se escapan del control del deudor de buena fe.

Ser candidato para la Ley Segunda Oportunidad: insolvencia

Para saber si efectivamente somos candidatos para la exoneración de la deuda, se tendrá que estar a lo establecido en el artículo 2.3 del Texto Refundido de la Ley Concursal, donde se define el concepto de insolvencia. Concretamente:

“Se encuentra en estado de insolvencia actual el deudor que no puede cumplir regularmente sus obligaciones exigibles. Se encuentra en estado de insolvencia inminente el deudor que prevea que no podrá cumplir regular y puntualmente sus obligaciones”

Como vemos, el legislador diferencia dos escenarios distintos: 1) la insolvencia actual, situación en la que ya no se puede hacer frente a las obligaciones de pago y, 2) la insolvencia inminente, que se produce cuando se conoce que en un futuro cercano ya no podremos pagar a nuestros acreedores.

Para determinar si una persona es insolvente, hay que estudiar su situación económica: su salario, sus bienes, sus deudas y sus gastos de vida esenciales.

Si te ves asfixiado por las deudas, no dudes en ponerte en contacto con nosotros para que podamos ayudarte y resolver todas tus dudas. También te invitamos a visitar nuestra página sobre Ley Segunda Oportunidad y preguntas frecuentes. ¡No te quedes con dudas ni con deudas!

Abrir chat
1
Somos KURKEA, ¡Cancela tus deudas!
¿Tienes deudas?¿Te las cancelamos?