Ley Segunda Oportunidad Requisitos

En el presente artículo os explicamos la Ley Segunda Oportunidad requisitos legalmente exigidos para la cancelación de las deudas. Este instrumento está regulado en el Texto Refundido de la Ley Concursal (TRLC). En caso de no cumplir con ellos, el deudor no podrá optar a la exoneración del pasivo insatisfecho durante la fase judicial del proceso.

1. Ser autónomo o particular no empresario

Para poder acceder a la exoneración legal de las cantidades debidas a los acreedores, es necesario que la figura del deudor ostente la condición de persona física. Para este requisito, se admite tanto que sea un trabajador por cuenta propia, es decir, un autónomo, como una persona física no empresaria (por ejemplo: los trabajadores por cuenta ajena, los pensionistas o los desempleados).

En efecto, este instrumento no será el idóneo para solucionar la situación de insolvencia de las personas jurídicas (e.g. empresas). Éstas tendrán reservado para ello el proceso conocido como concurso de acreedores, también regulado en la norma mencionada anteriormente.

2. Tener más de un acreedor

La mayoría de los Tribunales y doctrina coinciden en que es necesaria la existencia de al menos dos acreedores. Esto es así tanto por la literalidad de la Ley como por la naturaleza de la institución jurídica del concurso.

Por lo tanto, en este momento, para poder recurrir a este procedimiento es necesario tener más de una deuda con más de un acreedor. Los acreedores podrán ser entidades bancarias o financieras, empresas o particulares por ejemplo.

Cabe incidir en este punto que la deuda pública no entra en la primera fase, conocida como extrajudicial, ya que el Estado no negocia. Por ello, la deuda pública no cuenta para el cómputo de acreedores. Dicho de otra manera, se necesitan al menos dos acreedores privados.

3. Situación de insolvencia

Es el punto fundamental en la Ley Segunda Oportunidad requisitos. Se establecen dos escenarios posibles: la insolvencia actual o inminente. De acuerdo con el artículo 2.2. del Texto Refundido de la Ley Concursal incurrirá en situación de insolvencia actual “aquella persona que no pueda cumplir regularmente sus obligaciones exigibles”. En definitiva, aquella persona que ya ha incurrido en impagos.

El artículo 2.3 del mismo texto legal contempla la posibilidad de la insolvencia inminente, es decir que “el deudor prevea que no se podrá cumplir regularmente sus obligaciones”. Es decir, que en dicho momento está a corriente de pago de las cuotas mensuales pero que en un futuro cercano no va a poder hacerles frente.

Para determinar si una persona es insolvente, nuestros profesionales deberán de tener en cuenta la situación económica, laboral y social de la misma.

4. No deber más de 5 millones de euros

Los artículos 632 y 633 del TRLC establecen un importe máximo de cinco millones de euros como deuda en Ley Segunda Oportunidad requisitos necesarios, a partir del cual el deudor no podrá utilizar este mecanismo legal. Por nuestra experiencia, este límite no supone demasiado problema ya que la mayoría de nuestros clientes que no superan esta cuantía.

Por otro lado, el legislador no nos indica ninguna cuantía mínima, es decir, que técnicamente podrá acceder al mecanismo cualquier persona que no llegue a los 5 millones de deuda. No obstante, la realidad se impone. Desde KURKEA consideramos que el proceso es adecuado solamente para aquellas personas con deudas superiores a 10.000 euros. Por debajo de esta cuantía, pensamos que los costes que genera el proceso no compensan.

5. No tener antecedentes penales por delitos económicos

Para acogerse a la Ley se requiere que, en los diez años anteriores, el deudor no haya sido condenado por sentencia firme por una serie de delitos socioeconómicos (contra el patrimonio, contra el orden socioeconómico, contra la Hacienda Pública y la Seguridad Social, etc …). Entre otros, el deudor no tiene que haber sido condenado por delitos como la estafa, el robo, el hurto, la falsedad documental, la apropiación indebida y el blanqueo de capitales entre otros.

Para acreditar que uno no ha sido condenado por estos delitos bastará con aportar el Certificado de Antecedentes Penales. En caso de haber un proceso pendiente, la segunda oportunidad se suspenderá hasta su resolución.

6. Ser deudor de buena fe

Otro aspecto previsto en el Texto Refundido en lo correspondiente a la Ley Segunda Oportunidad requisitos es que, para iniciar el proceso, el deudor sea de buena fe. Mediante esta exigencia se persigue que la Ley no sirva para eludir injustamente a los acreedores. Por este motivo resulta importante determinar cuándo concurre la buena fe en el deudor. Existen distintos elementos a tener en cuenta.

En primer lugar, es preciso que el concurso no sea declarado culpable. Para ello será necesario que el deudor no haya llevado a cabo intencionadamente ninguna acción que haya agravado la situación de insolvencia en la que se encuentra.

En segundo lugar, se requiere que en los diez años anteriores el deudor no haya sido condenado por sentencia firme por una serie de delitos socioeconómicos.

En tercer lugar, se exige que el deudor haya satisfecho la totalidad de los créditos contra la masa y de los créditos privilegiados.

Asimismo, si el deudor reúne los requisitos exigidos para la tramitación del acuerdo extrajudicial de pagos (AEP) con los acreedores, se exige que se haya celebrado o que, al menos, se haya intentado por el deudor. Los juzgados entienden que se ha intentado el AEP cuando el mismo ha fracasado por causas que no son imputables al propio deudor.

7. No haber utilizado esta Ley o similar en los últimos 10 años.

El artículo 493.3 TRDL recoge otro de los requisitos. La Ley de Segunda Oportunidad es un mecanismo excepcional debido al daño que se puede ocasionar a los acreedores. Por ello, el legislador exige que sólo se pueda recurrir al mismo una vez cada diez años. Evita así que el deudor pueda incurrir en mala praxis o en insolvencia intencionada.

8. No haber rechazado un trabajo en los 4 años anteriores.

Nuevamente, debemos acudir al artículo 493. En esta ocasión, su apartado 1 determina que los deudores que quieran ser candidatos a la exoneración de las deudas no deberán “haber rechazado dentro de los cuatro años anteriores a la declaración de concurso una oferta de empleo adecuada a su capacidad”. Sin embargo, por nuestra experiencia sabemos que resulta complejo demostrar que se ha rechazado un trabajo.

9. Ley Segunda Oportunidad requisitos adicionales

En este caso, el artículo 634 del TRLC establece una serie de prohibiciones a considerar en el presente artículo Ley Segunda Oportunidad requisitos. No podrán acogerse a la Ley aquellas “personas que, dentro de los cinco años anteriores a la solicitud, hubieran alcanzado un acuerdo extrajudicial de pagos con los acreedores, hubieran obtenido la homologación judicial de un acuerdo de refinanciación o hubieran sido declaradas en concurso de acreedores”. Tampoco podrán hacerlo “aquellas que se encuentren negociando con sus acreedores un acuerdo de refinanciación.” Ni tampoco aquellos “cuya solicitud de concurso hubiera sido admitida a trámite”.

10. Ley Segunda Oportunidad requisitos más información

Si necesitas más información para cancelar tus deudas o tienes más dudas al  respecto, consulta nuestra guía completa sobre la Ley de Segunda Oportunidad elaborada por nuestros abogados especialistas de Kurkea.

Abrir chat
1
Somos KURKEA, ¡Cancela tus deudas!
¿Cumples los requisitos? Te ayudamos a comprobarlo, ¡pregúntanos!