Fases del concurso de acreedores

Consecuencia de las distintas fases del concurso de acreedores se produce la liquidación del patrimonio, el pago a los acreedores y, en la mayoría de ocasiones, el cierre definitivo de la empresa.

En este artículo detallamos cuáles son las fases estipuladas por el Texto Refundido de la Ley Concursal cuando una empresa tiene que cerrar debido a la falta de solvencia.

Fases del concurso de acreedores

Durante el concurso de acreedores, se producen diferentes fases:

  1. Fase Común, durante la que se presenta la solicitud y se declara el concurso el cual será clasificado como voluntario o necesario.
  2. Fase de Convenio, en la que tanto el deudor como los acreedores podrán presentar una propuesta de convenio para llegar a un acuerdo y solucionar el problema de insolvencia.
  3. Fase de Liquidación, que consiste en la venta del patrimonio para satisfacer los créditos.
  4. Fase de Calificación, momento en que se presenta la solicitud y se declara el concurso el cual será clasificado como voluntario o necesario.

Información que te ampliamos a continuación:

Antes de iniciar el proceso judicial, algunos consideran que existe una fase preconcursal. Es decir, una serie de actuaciones necesarias para preparar la demanda de concurso, como por ejemplo el análisis de la situación empresarial o la recopilación de la documentación necesaria.

Además, el deudor puede optar por intentar llegar a un plan de reestructuración con los acreedores para evitar el concurso.

Este instrumento es una de las novedades introducidas por la nueva Ley Concursal. Si en tres meses, prorrogables a otros tres a solicitud de los acreedores, no se llega a un acuerdo, se deberá iniciar el concurso con la presentación de la demanda.

Fase Común del Concurso de Acreedores

La primera de las fases del concurso de acreedores es la fase común. Es cuando se presenta la solicitud y se declara el concurso de acreedores.

Este, será clasificado como “concurso voluntario” o “concurso necesario”, según sea el deudor o sus acreedores quienes lo soliciten respectivamente.

La solicitud del concurso debe presentarse ante el juzgado de lo mercantil para declarar y tramitar el concurso de acreedores.

La fase común se divide en diferentes fases, aunque pueden no concurrir todas:

  • Auto Declaración del Concurso.
  • Determinación del patrimonio.
  • Concurso exprés.
  • Plazo de Impugnación.
  • Fin de la fase común.

Auto Declaración del Concurso

Una vez presentada la solicitud, ya sea por el deudor o por los acreedores, el Juez debe verificar si se dan los requisitos necesarios. Momento en que dicta un auto declarando el concurso de acreedores.

En dicho auto, el juez se pronuncia acerca del carácter voluntario o necesario del concurso. También se decide si el administrador concursal releva al deudor en la gestión de la empresa o si este mantiene el control de la misma.

Dentro de la misma resolución el Juez nombrará al administrador concursal. Asimismo, el auto contendrá un llamamiento a los acreedores para que pongan en conocimiento de la administración concursal la existencia de sus derechos de cobro (deudas) en el plazo de un mes.

Después, el Juez decidirá si el concurso debe ser publicado en el Registro Público Concursal o incluso, en el Boletín Oficial del Estado (BOE). También se podrá anotar en el Registro Mercantil.

Determinación del patrimonio

Una vez iniciado el concurso, la administración concursal determinará los bienes y deuda de la empresa (masa activa y masa pasiva del deudor), detallando la lista de acreedores e indicando la cuantía de las deudas con cada uno, en nuestra jerga llamados créditos.

Los créditos se clasifican en ordinarios, subordinados o privilegiados (especial o general).

Básicamente, esta clasificación determinará quién cobra primero en caso de haber bienes que salgan a subasta pública en la liquidación:

  1. Primero se pagan aquellos los privilegiados, como por ejemplo las deudas con Hacienda y Seguridad Social.
  2. En segundo lugar se pagan los créditos ordinarios, como lo son las deudas con bancos o entidades financieras.
  3. Los últimos en pagar son los subordinados, por ejemplo, los intereses y recargos.

Asimismo, el administrador concursal debe presentar un informe en el plazo de un mes a contar desde la aceptación del cargo.

Dicho informe deberá contener un inventario de los bienes, los procesos abiertos en su contra, lista de acreedores, valoración de la empresa y de su unidad productiva, sobre la continuación de la actividad profesional, y sobre la posible liquidación.

Concurso exprés

Cuando el patrimonio de la empresa no es suficiente para la satisfacción de los gastos y el juez acuerda la conclusión del procedimiento en el mismo auto de declaración de concurso se produce el concurso exprés.

Plazo de Impugnación

Dentro del plazo de 10 días, las partes personadas en el concurso podrán impugnar el inventario de bienes y la lista de acreedores.

Fin de la fase común

Dentro de los 5 días siguientes a la resolución de las impugnaciones, la administración concursal introducirá las modificaciones que procedan y presentará al juez los textos definitivos.

Los cambios realizados podrán afectar al inventario, a la lista de acreedores y, en su caso al informe de la administración concursal.

Transcurridos 15 días, el juez dictará auto poniendo fin a la fase común del concurso y acordará la apertura de la fase de convenio.

Fase de Convenio del Concurso de Acreedores

Durante la fase de convenio del concurso de acreedores, el deudor y los acreedores podrán presentar una propuesta de convenio con la finalidad de llegar a un acuerdo y solucionar el problema de insolvencia.

Este documento deberá contener proposiciones de quitas y/o esperas de la deuda.

¿Qué pasa si NO hay acuerdo?

Si no se alcanza un acuerdo, el convenio pasa a la fase de liquidación.

Del mismo modo, si el deudor ve que no puede cumplir el acuerdo, puede solicitar que se siga adelante con el concurso. Cosa que también iniciaría la fase de liquidación.

¿Qué ocurre si hay acuerdo?

Cuando los acreedores aceptan la propuesta el juez dictará sentencia que será de obligado cumplimiento para las partes.

Fase de Liquidación del Concurso de Acreedores

La fase de liquidación del concurso de acreedores consiste en la venta del patrimonio del deudor para satisfacer los créditos.

Posteriormente, el dinero obtenido se reparte entre los acreedores, siguiendo el orden establecido en la Ley.

El concursado perderá todas sus facultades de administración y disposición sobre sus bienes, que pasarán al administrador concursal.

Del mismo modo que en la fase común, la de liquidación se divide en diferentes fases, aunque pueden no concurrir todas:

  • Plan de liquidación.
  • Propuestas de Modificación.

Plan de liquidación

Las operaciones de liquidación se efectuarán con arreglo a un plan de liquidación que elaborará la administración concursal y que presentará al juez dentro de los 15 días siguientes al de la apertura de la fase de liquidación.

Propuestas de Modificación

Después será posible formular propuestas de modificación, tras las que el juez deberá aprobar el plan o introducir en él las modificaciones que estime necesarias.

Los acreedores cobrarán según el orden de prioridad fijado por la clasificación anterior (privilegiados, ordinarios y subordinados).

Fase de Calificación del Concurso de Acreedores

Durante esta última fase del Concurso de Acreedores el concurso será calificado como fortuito o culpable, determinando las causas que han llevado al concursado a su situación de insolvencia.

El objetivo es detectar posibles conductas que hayan provocado la situación de bancarrota de la empresa.

Para ello, el administrador concursal deberá presentar un informe razonado los hechos relevantes para la calificación del concurso, junto con una propuesta de resolución.

Concurso culpable

Se considera concurso de acreedores culpable cuando la insolvencia es provocada por el comportamiento del deudor. Puede haber sido por negligencia o intencionadamente.

Si se califica un concurso culpable, el informe presentará la identidad de las personas a las que deba afectar la calificación. Igualmente, se incluirán la determinación de los daños y perjuicios que se hayan causado.

Concurso fortuito

Por el contrato, se considera concurso de acreedores fortuito cuando la situación de insolvencia no ha sido provocada por el comportamiento del deudor.

Por ejemplo, todas las bancarrotas causadas por la pandemia serían consideradas fortuitas.

En caso de que el juez calificase un concurso fortuito, dentro del mes siguiente, la administración concursal deberá presentar el informe final de liquidación solicitando la conclusión del procedimiento.

En el informe final de liquidación el administrador concursal expondrá las operaciones de liquidación que hubiera realizado y las cantidades obtenidas en cada una de esas operaciones.

El informe se trasladará a los acreedores que podrán oponerse al mismo si no está de acuerdo con el administrador. En este caso, el juez tendrá que decidir antes de dar por concluido el concurso.

¿NECESITAS CERRAR TU EMPRESA DE FORMA ORDENADA? "EN KURKEA SOMOS ABOGADOS CONCURSALES"

¡PODEMOS AYUDARTE!

Compagino mi especialización en Asesoría Mercantil con la labor de Responsable del Área Legal de KURKEA SLP, ayudando a personas que no pueden afrontar sus deudas para que vuelvan a empezar gracias a la Ley de la Segunda Oportunidad y el Concurso de Acreedores.

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos

Responsable: KURKEA SLP Finalidad: Envío de información solicitada y presupuesto gratuito. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: KURKEA SLP recibirá los datos para gestionar las peticiones de información. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como los otros detallados en la política de privacidad de nuestra página web.

He leído y acepto la política de privacidad y el tratamiento de mis datos para recibir respuesta a los comentarios realizados *