Ley de Segunda Oportunidad

La Ley de Segunda Oportunidad es un proceso judicial que te ofrece la posibilidad de cancelar tus deudas por Ley para que puedas empezar una nueva vida libre de cargas.

Este procedimiento busca que la persona pueda recuperar la normalidad y continuar teniendo una fuente de ingresos.

Índice del artículo

¿Qué es la Ley de Segunda Oportunidad?

La Ley de la Segunda Oportunidad o LSO es un mecanismo legal que tiene como objetivo que particulares y autónomos, en situación de insolvencia, puedan cancelar hasta el 100% de sus deudas privadas, de forma legal y definitiva.

Gracias a la Ley de la Segunda Oportunidad, particulares y autónomos pueden empezar de nuevo libres de cargas tras un desastre económico y, ¿por qué no?, animarse a emprender nuevos retos empresariales.

La Ley de Segunda Oportunidad está pensada para que las personas físicas puedan superar una situación de insolvencia o quiebra económica.

Esta herramienta legal se publicó inicialmente en el BOE como el Real Decreto Ley 1/2015 de mecanismo de segunda oportunidad y reducción de carga financieras.

Del que posteriormente se han realizado dos modificaciones:

  • La Ley 25/2015, de 28 de julio, de mecanismo de segunda oportunidad, reducción de la carga financiera y otras medidas de orden social, vigente desde el 30 de julio de 2015.
  • La Ley Concursal, modificada por la Ley 16/2022, de 5 de septiembre, de reforma del texto refundido de la Ley Concursal, en vigor desde el 26 de septiembre de 2022 (con algunas excepciones que estarán vigentes en enero de 2023).

¿Quién puede acogerse a la Ley de la Segunda Oportunidad?

Pueden disfrutar de esta Ley todas las personas físicas, bien sean particulares, trabajadores por cuenta ajena, desempleados, pensionistas, autónomos o empresarios, siempre que cumplan las condiciones establecidas.

Autónomos y trabajadores pueden acceder a esta Ley con independencia de su situación laboral.

Igualmente, si has avalado a un familiar que tiene deudas, tú también puedes solicitar la segunda oportunidad, siempre y cuando seas insolvente y cumplas los condicionantes exigidos por la Ley.

¿Cómo funciona la Ley de la Segunda Oportunidad?

Hasta la última modificación arriba mencionada, el mecanismo de Segunda Oportunidad tenía dos fases:

  • Una primera en la que se intentaba llegar a un Acuerdo Extrajudicial de Pagos, negociando nuevas condiciones con los acreedores.
  • Si no había acuerdo, se abría la segunda en vía judicial, mediante la que se solicita el Beneficio de Exoneración del Pasivo Insatisfecho, conocido como BEPI.

Al final del proceso, se cancelan las deudas mediante resolución judicial, siempre y cuando cumplas con las condiciones previas de la Ley.

En este artículo te explicamos los detalles de las fases de Ley de Segunda Oportunidad.

¿Qué ha cambiado con la reforma de la Ley Concursal en 2022?

Uno de los cambios que ha sufrido la Ley de Segunda Oportunidad tras la modificación de septiembre de 2022 es que desaparece la primera fase.

Antes de la nueva ley había dos fases: la extrajudicial y la judicial.

La fase extrajudicial ya no es obligatoria, puesto que era un intento de mediación que se llevaba a cabo ante Notario, Cámara de Comercio o Registro Mercantil, y su finalidad era intentar llegar a un acuerdo con los acreedores para evitar el Juzgado.

Con la reforma serán los Juzgados Mercantiles, especializados en concursos y menos sobrecargados, los encargados de gestionar el mecanismo de Segunda Oportunidad. Con ello se pretende ir más rápido y reducir los plazos. Ahora el proceso dura entorno un año.

Otro de los cambios de la nueva Ley que ya ha entrado en vigor, es que el legislador abre la puerta a la cancelación de la deuda pública con un tope de 10.000€ por institución pública.

Por último, la nueva Ley proporciona una especial protección a la vivienda habitual de los deudores por imposición de la Unión Europea, que busca facilitar la posibilidad de una nueva vida.

Te ampliamos la información en este artículo sobre los cambios y novedades en la nueva Ley Concursal.

¿Qué es el mecanismo de la Ley de la Segunda Oportunidad?

Ya sabemos que el objetivo del mecanismo de segunda oportunidad es cancelar la deuda, pero ¿cómo se tramita el proceso?

Te contamos cuáles son los pasos a seguir para tramitar la Ley de Segunda Oportunidad durante 2023

Recopilar la documentación

En primer lugar, necesitamos que nos facilites una serie de documentos que exige la Ley.  Esta documentos que acreditan situación personal y económica. La mayoría de estos se pueden conseguir de manera online si tienes el certificado digital, cl@ve permanente o la cl@ve PIN.

Como la documentación varía dependiendo de si eres particular o autónomo, hemos elaborado un listado con la documentación necesaria para la Ley de Segunda Oportunidad.  Además te explicamos cómo y dónde conseguirla.

Presentación de la demanda

Una vez proporcionada la documentación necesaria, se debe redactar una demanda de concurso.  En este escrito solicitamos al Juez que reconozca judicialmente que no puedes pagar tus deudas. Es decir, que seas declarado insolvente.

Además, de la documentación que nos facilitas, se acompaña a la demanda de una serie de informes que detallan tu situación económica.

El Juzgado encargado de tu caso será el Mercantil, situado en toda capital de provincia.

Declaración del concurso

Tras la presentación de la demanda, el Juzgado estudiará toda la documentación presentada para ver si cumples con los requisitos legales para acceder a la Segunda Oportunidad.

Si esto es así, admite a trámite la demanda y eres declarado en concurso; es decir, se inicia el proceso judicial.

Homologación del plan de pagos o fase de liquidación

Hay que distinguir tres escenarios:

Tienes bienes y SÍ quieres conservarlos

En este supuesto, no se podrá cancelar la deuda totalmente. A cambio de salvar los bienes, se fijará una cuantía mensual que deberás pagar a los acreedores.  El importe a pagar se determinará teniendo en cuenta tus ingresos y tus gastos.

Cuando lo que se quiere salvar es la vivienda habitual, este plan de pagos durará 5 años. Si quieres salvar otro bien, el plazo será de 3 años.

Tienes bienes y NO quieres conservarlos

En este caso, tus bienes se podrán a disposición del Juzgado para que se vendan en subasta pública. El dinero que se consiga con su venta se destinará a pagar la deuda en la medida de lo posible.

Se podrá conseguir la cancelación total de la deuda restante.

No tienes bienes

Cuando no se tienen bienes, se probará que no hay nada que pueda venderse y se solicitará la cancelación total de la deuda.

Solicitud de la cancelación de la deuda

Una vez realizadas todas las gestiones anteriores, tus abogados tendrán que solicitar la exoneración del pasivo insatisfecho, es decir, la cancelación de tus deudas.

Desde las modificaciones de 2022 el beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho (BEPI) ha pasado a denominarse exoneración del pasivo insatisfecho.

Beneficios de acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad

Ya conoces la Ley de la Segunda Oportunidad, pero hay más. Te contamos qué pasa después y cuáles son sus ventajas.

Cancelación de las deudas

El principal beneficio de la Ley de Segunda Oportunidad es la cancelación de deudas privadas.

También la cancelación de hasta 10.000 € por cada administración pública, y un posible plan de pagos por la cantidad restante.

Conservas tus bienes

Con la nueva Ley, el deudor puede elegir entre liquidar los bienes existentes y cancelar el total de la deuda, o conservar sus bienes y comprometerse a un plan de pagos para la deuda reducida.

Salida de ficheros de morosos e informes de riesgos

Junto con la exoneración de la deuda debe procederse al borrado de tus datos en los ficheros de morosos e informes de riesgos financieros.

¿Cómo pedir un informe CIRBE?

Suspensión de los embargos

Si existen procesos en tu contra que han terminado en un embargo judicial, deberás comunicarlo a tus abogados para que soliciten la paralización de tus embargos. Todos los procesos quedarán englobados dentro de la Ley de la Segunda Oportunidad, terminando con la cancelación de la deuda.

Una vez admitida la demanda, se podrá solicitar al Juzgado que levante los embargos.

Paralizar los intereses de las deudas

Desde la admisión de la demanda y durante el tiempo que tarda la tramitación del proceso, las deudas que tienes no generarán intereses. Incluso en el caso de que optes por el plan de pagos para salvar tus bienes, la deuda no seguirá generando intereses.

Solicita tarjetas y préstamos de nuevo

Una de las ventajas principales de la Ley es que después del proceso puedes hacer vida normal. Ello implica que no aparecerás en los ficheros de morosidad, por lo que siempre podrás volver a obtener financiación a través de préstamos o tarjetas.

Desventajas de acogerse a la Ley de la Segunda Oportunidad

Hay que matizar que la Ley de la Segunda Oportunidad no es un cheque en blanco. Dependiendo de cada caso, puede que tengas que hacer algún sacrificio si tienes algo de patrimonio.

Deudas no cancelables

Algunas de las deudas no podremos cancelarlas.

Si le debes la nómina a tus trabajadores, alguna pensión de manutención de tus hijos tendrás que pagarlas.

Cuando la deuda supera los 10.000 euros por cada administración hay que pagar el resto.

Se puede anular

La cancelación de la deuda es revocable. Sí, la Ley de Segunda Oportunidad se puede anular.

Los acreedores podrán solicitar al Juez que se suspenda la exoneración si se han ocultado bienes o ingresos, o si durante los tres años siguientes al final del proceso ha mejorado sustancialmente tu situación por el cobre de un herencia, donación, lotería…

Otro motivo que puede llegar a la suspensión de la cancelación de la deuda es si existieran procesos penales o administrativos en tu contra y recayera sentencia condenatoria o resolución administrativa firme.

Control de los movimientos bancarios

El Juzgado que nos toque puede ordenar el nombramiento de un administrador concursal. La labor de este profesional es velar porque no se cometan abusos dentro del proceso.

Una de las tareas que puede llevar a cabo es el control de las cuentas bancarias. Teniendo en cuenta tus gastos mensuales, el administrador podrá fijar una cuantía máxima de dinero a disponer mensualmente.

El pago de las deudas de créditos privilegiados continúa

Hay cierto tipo de créditos que no se pueden exonerar, como por ejemplo la pensión de alimentos, las deudas hipotecarias sin entregar la vivienda a cambio o las deudas que se contraen a lo largo del proceso concursal.

Liquidación de los bienes del deudor

Con anterioridad a la modificación de la Ley de la Segunda Oportunidad, el patrimonio del deudor debía de ponerse a disposición del Juzgado para que con su venta en subasta pública se procediera al pago, aunque sea en parte, de la deuda contraída.

Ahora algunos bienes se pueden salvar llegando a un acuerdo de pagos tras la presentación de la demanda. Gozan de una protección extra la vivienda habitual y los bienes necesarios para trabajar.

No obstante, ello implica que no se va a cancelar totalmente la deuda, ya que hay que pagar una cuota mensual. En algunos casos, puede que este último escenario sea menos interesante que simplemente entregar algún bien para su venta.

La cuota mensual se fijará teniendo en cuenta tus ingresos y gastos mensuales.

  • Para salvar tu vivienda habitual el acuerdo de pagos es a 5 años.
  • En caso de que quieras salvar un vehículo, el plazo es de 3 años.

Inscripción al Registro Público Concursal

Una vez finalizado el proceso tus datos personales se darán de alta en el Registro Público Concursal. Es una base de datos de personas tanto físicas como jurídicas que han sido declaradas en concurso.

Si te acoges a la Ley de la Segunda Oportunidad tus datos estarán en dicho Registro.

¿Cómo acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad?

Para acogerse a la Ley de la Segunda Oportunidad tu abogado deberá solicitar al Juzgado que seas declarado en insolvencia, es decir, que se reconozca judicialmente que no puedes hacer frente a las deudas que tienes.

Esa solicitud deberá de estar reforzada por una serie de documentación sobre tu situación económica y personal que demostrará que no puedes pagar tus deudas, no que no quieres.

¿Cómo solicitar la Ley de Segunda Oportunidad?

Para saber cómo empezar una nueva vida, lo primero que debes hacer es contactar con un despacho de abogados especialistas en Ley de Segunda Oportunidad y el Concurso de Acreedores, lo que llamamos un abogado para tus deudas.

Contacta con nosotros, comprobaremos si puedes aprovecharte de esta Ley sin ningún compromiso. Además, te explicaremos todo lo que debes saber para cancelar tus deudas definitivamente.

¡ESCRÍBENOS SIN COMPROMISO!

¿Cuáles son los requisitos del Mecanismo de Segunda Oportunidad?

Los filtros de la normativa impiden que este procedimiento sea utilizado como un cheque en blanco por personas malintencionadas.

Ser insolvente y tener al menos dos acreedores privados son condiciones imprescindibles, pero no son los únicos parámetros para beneficiarse de la Ley Segunda Oportunidad:

  • Haber actuado de buena fe.
  • No tener antecedentes penales por delitos económicos, de falsedad documental, contra el patrimonio, Hacienda, la Seguridad Social, o los trabajadores.
  • Deber más de 10.000 €

Si quieres saber cuáles son todos los requisitos Ley de Segunda Oportunidad, nuestros abogados te lo explican en este artículo.

La ley de Segunda Oportunidad en Vídeo

Preguntas frecuentes sobre la ley de segunda oportunidad – FAQs

¿Qué deudas se pueden cancelar con la Ley de Segunda Oportunidad?

Con este mecanismo se pueden cancelar deudas de distinta naturaleza. Cabe distinguir:

Deudas privadas

Son aquellas deudas con bancos, entidades financieras, empresas de telecomunicaciones, particulares… Es decir, todas aquellas deudas que no sean con la Administración pública.

En este caso, si se cumplen los requisitos para ello, se puede cancelar hasta el 100% de la deuda.

Deudas públicas

Las deudas con entidades públicas como Hacienda o Seguridad Social.

En este supuesto, solamente se podrá cancelar 10.000 euros por administración.

¿Cómo saber las deudas que tengo y con quién?

¿Qué deudas NO se pueden cancelar con la Ley de Segunda Oportunidad?

Lo dicho en el apartado anterior tiene ciertas excepciones.

No se podrán exonerar las siguientes deudas:

  • Las deudas por responsabilidad civil extracontractual, por muerte o daños personales, así como las indemnizaciones por accidente de trabajo o enfermedad profesional.
  • Las deudas por responsabilidad civil derivada de delito.
  • Las deudas por alimentos.
  • Las deudas por salarios debidos dentro de los 60 días anteriores a la declaración de concurso.
  • Las deudas por multas impuestas en procesos penales y por sanciones administrativas muy graves.
  • Las deudas y gastos judiciales generados por el proceso de la Ley de la Segunda Oportunidad.
  • Las deudas con garantía real, es decir, las hipotecas. No se podrá cancelar la deuda hipotecaria y mantener la propiedad del bien.

¿Cuándo acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad?

Si no sabes cuándo es el mejor momento para acogerse a la Ley de la Segunda Oportunidad, nuestro director Jose Luis Ramos te lo explica en este vídeo.

¿Cuánto tiempo dura la Ley de Segunda Oportunidad?

Dependerá del Juzgado que nos toque. Sin embargo, gracias a la nueva Ley Concursal los plazos se acortan porque se acude directamente al Juzgado Mercantil.

Generalmente, el proceso no dura más de 1 año.

¿Qué pasa si estás casado o casada en régimen de gananciales?

Con la nueva ley, si estás casado en régimen de gananciales y las deudas son posteriores al matrimonio, los dos os tendréis que acoger a la Ley. Si sólo se acoge uno las deudas gananciales no se le cancelarán al otro, al que le pueden seguir reclamando dicha deuda.

¿Puedo seguir trabajando después de la Segunda Oportunidad?

Sí, tanto durante la tramitación del proceso de Segunda Oportunidad como después del mismo puedes seguir trabajando.

El mantenimiento de la actividad profesional es una prioridad dentro del proceso de la Ley de la Segunda Oportunidad.

Abogados especialistas en Ley de Segunda Oportunidad

En Kurkea creemos en ti y en tu derecho a una segunda oportunidad, por eso queremos ser los abogados para tus deudas, y ayudarte a empezar una nueva vida libre de deudas.

15 años de experiencia como abogados concursales nos avalan.

¿Cuánto cuesta la Ley de Segunda Oportunidad?

Muchos de nuestros clientes quieren saber cuánto les cuesta volver a empezar, y lo primero que tienes que saber es que mientras te acojas a la Ley de la Segunda Oportunidad no tienes que pagar a tus acreedores, no te pueden denunciar por el impago de tus deudas y los intereses asociados se paralizan.

El objetivo de estos beneficios es que puedas hacer frente a los gastos mínimos necesarios para solicitar este procedimiento: abogados, procurador y aranceles del administrador concursal.

Como abogados especializados en deudas creemos en tu derecho a una segunda oportunidad. Es por eso que nuestros honorarios se presentan como una cuota mensual, cuyo importe y forma de pago se adaptan a las necesidades particulares de cada cliente.

¡Intentamos que nuestros honorarios sean los más asequibles del sector!

Hasta 50.000 €

125 €/mes* Durante 24 meses
  •  

Hasta 150.000 €

150 €/mes* Durante 24 meses
  •  

Hasta 300.000 €

175 €/mes* Durante 24 meses
  •  

Más de 300.000 €

Consultar Durante 24 meses
  •  

* IVA incluido. Honorarios profesionales del Letrado. No incluye provisión de fondos de 100€ a la firma del contrato.

Si estás interesado en cancelar tus deudas legalmente y quieres que te ampliemos información sobre la Ley Segunda Oportunidad cuánto o cuesta acogerse a ella, rellena nuestro formulario o llámanos al 663 286 263.

Contacta sin compromiso

Nuestros abogados especialistas en Ley de Segunda Oportunidad te responderán lo antes posible.