LEY DE SEGUNDA OPORTUNIDAD

La Ley de Segunda Oportunidad (Ley 25/2015 de 28 de julio) es un procedimiento legal que permite a particulares y autónomos con problemas económicos, cancelar las deudas pendientes de pago, siempre y cuando hayan entregado el patrimonio disponible para el resarcimiento de sus acreedores.

El objetivo de esta Ley es que las personas no carguen de por vida con deudas que nunca van a poder pagar y, puedan empezar de una nueva vida de cero.

Dicho con otras palabras, los deudores que se acogen a esta Ley pueden cancelar sus deudas para poder seguir con su trabajo o negocio, sin el peso de las cargas económicas contraídas.

En la presente guía te explicamos todo lo que necesitas saber sobre la Ley de Segunda Oportunidad.

1 - ORIGEN, BENEFICIOS Y REQUISITOS

La Ley de Segunda Oportunidad es una gran desconocida. En Kurkea te explicamos el origen, los beneficios y requisitos de esta Ley.

1.1. - ¿POR QUÉ SE CREÓ LA LEY DE SEGUNDA OPORTUNIDAD?

El sistema concursal se concibió para que las empresas pudiesen pagar sus deudas a los acreedores, liquidando sus bienes y repartiendo lo obtenido de la forma más equilibrada y justa posible. Al terminar el concurso de acreedores, la empresa desaparecía y las deudas también.

Sin embargo, en el caso de las personas naturales, los deudores no pueden desaparecer. Como consecuencia, a pesar de haber perdido todo su patrimonio para repartirlo entre los acreedores, las personas se quedaban lastradas de por vida con el resto de las deudas que nunca iban a poder pagar.

Con la Ley de Segunda Oportunidad, el legislador ideó la posibilidad de perdonar las deudas de una persona mediante un concurso como si se tratase de una empresa.

1.2. - BENEFICIOS DE LA LEY DE SEGUNDA OPORTUNIDAD

El beneficio principal de esta Ley es la cancelación de las deudas. Sin embargo, hay muchos más para ayudar a que los deudores puedan rehacer su vida y reiniciar  proyectos de futuro de nuevo.

La persona que se acoge a esta Ley podrá pedir de nuevo tarjetas de crédito y préstamos, salir de las listas de morosos evitando el acoso telefónico de las empresas de recobro e incluso, suspender los embargos y paralizar los intereses de las deudas contraídas.

1.3. - ¿QUÉ TIPO DE DEUDAS PUEDO CANCELAR?

Muchos de nuestros clientes se preguntan qué tipo de deudas pueden cancelar. Con esta Ley se cancelan tanto deudas privadas como ṕublicas.

Deudas Privadas

La Ley de Segunda Oportunidad permite cancelar la totalidad de las deudas privadas, entre las cuales se incluyen las contraídas con entidades bancarias y financieras, comunidades de propietarios, empresas (telefonía, agua, luz, gas, etc…) y particulares.

Deudas Públicas

Las deudas públicas incluyen las contraídas con las Administraciones Públicas como Hacienda Pública, Seguridad Social, Dirección General de Tráfico o Ayuntamientos entre otras. La normativa al respecto indica que este tipo de deudas no se pueden cancelar, sin embargo, la sentencia del Tribunal Supremo del 2 de julio de 2019 indica que las deudas públicas sí deberían poder cancelarse. Por nuestra experiencia, sabemos que en la práctica se suele exonerar hasta el 70% de la deuda contraída con organismos públicos.

Salvar la vivienda gracias a la Ley de Segunda Oportunidad

Una duda frecuente de nuestros clientes es si van a poder salvar la vivienda habitual. Es importante aclarar que la Ley de Segunda Oportunidad no conlleva necesariamente la pérdida de ésta. En este sentido, los tribunales han fijado una serie de requisitos que, si se cumplen, permiten salvar la vivienda durante la fase de liquidación:

1 – Debe ser la vivienda de residencia habitual que se encuentre gravada con una hipoteca.
2 – Se debe de estar al día en el pago de las cuotas del préstamo o crédito hipotecario.
3 – El importe de la hipoteca que quede por pagar debe de ser superior al valor real del inmueble.

Si se vendiese la vivienda con una hipoteca mayor al valor real del mercado, la cuantía obtenida no sería suficiente para cancelar la hipoteca. En este caso, nadie se beneficiaría.

Pensión de Alimentos

Nuestros clientes también preguntan si con esta Ley podrían cancelar el pago de la pensión de alimentos. La respuesta es no, puesto que es un derecho de nuestros hijos muy protegido por nuestro ordenamiento jurídico. De una forma más concreta, el artículo 491 del Texto Refundido de la Ley Concursal establece que no se podrán cancelar las deudas por alimentos.

Más aún, el Tribunal Supremo también lo aclara en su Sentencia 89/2019 de 13 de febrero. Esto es porque Acuerdo Extrajudicial de Pagos no puede reducir el importe de la obligación futura de alimentos.

1.4. - ¿QUIÉN PUEDE ACOGERSE A LA LEY DE SEGUNDA OPORTUNIDAD?

Tanto particulares como autónomos pueden acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad cuando presenten problemas económicos de insolvencia.

Particulares

Por particulares se entiende aquellas personas físicas que son trabajadores por cuenta ajena, desempleados y pensionistas.

Autónomos

Por autónomos se entiende aquellas personas físicas, trabajadores por cuenta propia, dados de alta en el regimen especial de trabajadores autónomos.

¿Puedo empezar o seguir trabajando durante el procedimiento de la Ley de Segunda Oportunidad?

Si te preguntas si puedes empezar o seguir trabajando cuando vayas a acogerte a la Ley de Segunda Oportunidad. La respuesta es SÍ. Tanto autónomos como trabajadores pueden acceder a esta Ley con independencia de su situación laboral.

¿Qué pasa si estoy casad@ en régimen bienes de gananciales?

En el caso de que estés casad@ en el régimen de bienes gananciales, se requerirá la firma de los dos para solicitar el procedimiento de la Ley de Segunda Oportunidad, puesto que la creación de una sociedad de gananciales conlleva una serie de riesgos, entre ellos, la responsabilidad por las deudas individuales del cónyuge. No obstante, cabe distinguir dos tipos de deudas según cuándo se hayan contraído:

  1. Antes del matrimonio, las deudas no se extenderán al cónyuge ya que son consideradas deudas privativas.
  2. Después del matrimonio, las deudas sí podrían extenderse al cónyuge. En este supuesto, si el patrimonio privativo del cónyuge deudor no fuera suficiente para satisfacer la deuda, los acreedores solicitarían el embargo de los bienes de la sociedad de gananciales. No se verán afectados los bienes privativos del cónyuge no deudor.

En relación a la Ley de Segunda Oportunidad, las deudas de la personas casadas en separación de bienes no afectarán al cónyuge no deudor.

Finalmente, en caso de que el interesado este divorciad@, habrá que ver si se ha procedido a la liquidación de la sociedad de gananciales. Si no es así, los acreedores seguirán reclamando los bienes que integran la sociedad de gananciales.  

He avalado a una persona que tiene deudas: ¿puedo acogerme a la Ley ?

La respuesta es SÍ, siempre y cuando seas insolvente y cumplas los requisitos exigidos por la Ley.

1.5. - REQUISITOS DE LA LEY DE SEGUNDA OPORTUNIDAD

Los requisitos de la Ley de Segunda Oportunidad impiden que este procedimiento sea utilizado como un cheque en blanco para el deudor. Se evita así el abuso de personas que, de forma premeditada, acumulan multitud de deudas para luego acogerse a este procedimiento legal. Igualmente se evita aquellas personas irresponsables que, cada vez que tienen deudas, acuden a este mecanismo legal.

Tener dos acreedores o más

Independientemente del importe de las deudas, es necesario que el deudor tenga dos o más acreedores. Es frecuente el caso de personas que nos contactan y que, a pesar de deber un importe elevado, no pueden acogerse a esta Ley porque sólo tienen un único acreedor.

Deber más de 10.000 euros

Acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad no es gratis. Por nuestra experiencia, sabemos que la cancelación de deudas inferiores a 10.000 euros no es rentable para el deudor, debido a los costes asociados al procedimiento. Es a partir de esta cantidad que, en Kurkea, consideramos puede ser interesante acogerse a esta Ley.

Ser insolvente

Ser insolvente es uno de los requisitos principales para poder acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad. La persona estará en estado de insolvencia cuando ya no puede cumplir de forma regular con sus obligaciones de pago o incluso, lo prevea en un futuro cercano. Para determinar si alguien es insolvente, habrá que estudiar su situación económica: su salario, sus bienes, sus deudas y sus gastos de vida esenciales principalmente.

Actuar de buena fe, requisito indispensable para la Ley de Segunda Oportunidad

Actuar de buena fe es otro de los requisitos fundamentales. Es verdad que es complejo demostrar que la insolvencia no ha sido premeditada. Sin embargo, la concurrencia de cuatro criterios permite justificar la buena fe del deudor.

Primero, el concurso no tiene que ser declarado culpable. Segundo, el deudor no tiene que haber sido condenado por sentencia firme por una serie de delitos económicos principalmente. Tercero, las personas que se acogen a la Ley de Segunda Oportunidad tienen que haber satisfecho la totalidad de los créditos contra la masa y de los créditos privilegiados.

Finalmente el interesado tiene que intentar, al menos, llegar a un Acuerdo Extrajudicial de Pagos con los acreedores, siempre y cuando cumpla con los requisitos exigidos.

Carecer de antecedentes penales por delitos económicos

Igualmente se requiere carecer de antecedentes penales por delitos económicos. Es decir, no haber sido condenado por delitos, en sentencia firme, contra el patrimonio, contra el orden socioeconómico, falsedad documental, contra la Hacienda Pública y la Seguridad Social o contra los derechos de los trabajadores; en los diez años anteriores a la declaración de concurso.

Si existiera un proceso penal pendiente, el juez del concurso deberá suspender la decisión respecto a la exoneración del pasivo insatisfecho hasta que recaiga resolución judicial firme.

Para demostrar este requisito es necesario solicitar el Certificado de Antecedentes Penales en el Ministerio de Justicia. Si quieres saber cómo conseguirlo con el resto de la documentación consulta nuestra publicación al respecto.

No deber más de 5 millones de euros

Es importante que el montante total de la deuda no supere los cinco millones de euros, para que el deudor pueda acorgese a la Ley.

No haber utilizado esta Ley antes

Finalmente para evitar abusos, los deudores tampoco deberán haber acudido a este procedimiento, o similar, en los diez años anteriores.

Si necesitas más información sobre estos requisitos, consulta nuestro artículo “LEY SEGUNDA OPORTUNIDAD REQUISITOS” redactado por los abogados de KURKEA.

2. - EL ACUERDO EXTRAJUDICIAL DE PAGOS

El primer paso del proceso de la Ley de Segunda Oportunidad es intentar llegar a un Acuerdo Extrajudicial de Pagos con los acreedores, para evitar acudir a la vía judicial.

2.1. - CÓMO SABER LAS DEUDAS QUE TENGO

Antes de llegar a un acuerdo con los acreedores, es importante primero saber el total de las deudas que tenemos y con quién. Para ello es necesario preguntar a las diferentes entidades bancarias y financieras con las que hemos tratado.

Igualmente podemos consultar las bases de datos de la Central de Información de Riesgos del Banco de España (CIRBE), así como también los ficheros de morosidad de la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito (ASNEF) y EXPERIAN. Finalmente, es interesante saber si tenemos deudas con alguna de las administraciones públicas como por ejemplo Hacienda o la Tesorería General de la Seguridad Social.

2.2. - DOCUMENTACIÓN NECESARIA EN LA LEY DE SEGUNDA OPORTUNIDAD

Una vez sabemos las deudas y sus acreedores, es importante preparar toda la documentación necesaria para iniciar el proceso. Los documentos dependerán de si el deudor es un particular o un autónomo.

Para ayudarte, en Kurkea hemos elaborado una guía completa con el listado de documentos que tendrás que presentar. Además te explicamos cómo y dónde conseguirla. Descúbrela en nuestro artículo “DOCUMENTACIÓN NECESARIA PARA LA LEY DE SEGUNDA OPORTUNIDAD”.

Si no tienes tiempo, te resumimos toda la información necesaria en el siguiente video de un minuto. ¡Dale al play!

2.3. - PRESENTACIÓN DE LA SOLICITUD

El Acuerdo Extrajudicial de Pagos se inicia con la presentación de la solicitud ante el Notario, Registrador o la Cámara de Comercio correspondiente, dependiendo de las características del deudor.

Particulares

En el caso de los particulares que no son autónomos, la solicitud se presentará ante el notario del domicilio del deudor.

Autónomos

Si la persona fuera autónomo, la solicitud se presentará ante el Registro Mercantil correspondiente al domicilio del deudor. Además, la Ley Concursal también establece que los autónomos podrán presentar esta solicitud ante cualquier Cámara Oficial de Comercio, Industria, Servicios y Navegación que, de conformidad con la normativa por la que se rija, haya asumido funciones de mediación.

Comprobación documentación

Recibida la solicitud para acogerse a la Ley de la Segunda Oportunidad, el Notario, Registrador Mercantil o Cámara de Comercio correspondiente, comprobará si el deudor reúne los requisitos legalmente exigidos. También la corrección y suficiencia de la documentación aportada.

¿Qué pasa si falta algún documento?

Si faltase alguno de los documentos se notificará al deudor para que pueda presentarlos en el plazo de cinco días hábiles. En caso de no presentarlos correctamente, se procedería a concluir el expediente. Pero en KURKEA somos expertos y estamos para ayudarte. Juntos conseguiremos presentar en plazo todos los documentos necesarios y adecuados para evitar que el proceso quede pausado.

2.4. - LA PROVISIÓN DE FONDOS

Una vez comprobada la documentación aportada, así como la existencia y cuantía de los créditos, se nos pedirá una provisión de fondos. Este coste viene regulado por diferentes decretos y normativas, que hacen que sean de obligado cumplimiento. 

Su cantía viene fijada por unos aranceles que dependen del montante de la deuda y de los bienes del deudor. Por experiencia, en la mayoría de casos esta cantidad suele ser de aproximadamente 300 euros si bien, puede verse incrementada según el caso. 

Esta cantidad deberá ser abonada por el cliente en el mismo momento en que se firma la solicitud definitiva. Esta provisión de fondos servirá para pagar los gastos que genere el procedimiento, por lo que no será dinero perdido.

Aunque este suele ser el proceder más habitual, es posible que algunas entidades nos pidan abonar la provisión de fondos junto con la presentación de la primera solicitud.

2.5. - EL MEDIADOR CONCURSAL

Comprobada toda la documentación remitida, el Notario, Registrador Mercantil o Cámara de Comercio procederá a la designación de un mediador concursal de entre todos los que figuren en la lista oficial de mediadores concursales. Para su designación se emplean unas listas preestablecidas, siguiendo el orden correspondiente. 

La figura del mediador concursal es una novedad introducida en la Ley de Segunda Oportunidad, siendo clave y necesaria a la hora de tramitar el procedimiento. Será el encargado de negociar con los acreedores, con la finalidad de llegar a un Acuerdo Extrajudicial de Pagos con los mismos.

El nombramiento del mediador concursal deberá realizarse dentro de los cinco días siguientes a la recepción de la solicitud, que podrá ser efectuada por cualquier medio que permita dejar constancia de la fecha en la que se recibe la notificación. En el plazo de cinco días a contar desde la fecha de la notificación, el mediador nombrado deberá comparecer ante el Notario, Registrador o Cámara para aceptar el cargo.

Si el mediador no acepta el cargo

Si el mediador concursal no compareciese a aceptar el cargo en el plazo señalado, caducará su nombramiento. El Registrador, Notario o Cámara procederá a efectuar una nueva designación que deberá llevarse a cabo en los términos antes expuestos, y así sucesivamente hasta que el mediador nombrado acepte el cargo.

No obstante, en la práctica puede ocurrir que transcurrido un plazo de dos meses intentando la designación, ningún mediador acepte el cargo. En este caso la Notaría, Registro Mercantil o Cámara correspondiente procederá a cerrar el expediente. Se hará constar que el mismo se produce por la imposibilidad de alcanzar un acuerdo extrajudicial de pagos, debido a la falta de aceptación del cargo de los mediadores concursales designados. Es entonces cuando nuestros profesionales de Kurkea procederán a presentar en el juzgado la demanda de concurso consecutivo para solicitar el perdón de las deudas.

Si el mediador acepta el cargo

Si el mediador concursal nombrado acepta el cargo, éste comprobará la documentación facilitada por el deudor, así como la existencia y cuantía de los créditos. En el caso de apreciar algún error, deberá comunicarlo para que se proceda a su subsanación. 

2.6. - PROPUESTA DEL ACUERDO EXTRAJUDICIAL DE PAGOS

El Acuerdo Extrajudicial de Pagos

El Acuerdo Extrajudicial de Pagos es un mecanismo previsto en la Ley Concursal con el que se intenta conseguir una reestructuración del pago de las deudas. Mediante un acuerdo entre acreedores y deudores se evita llegar a los Tribunales. En nuestro caso, este acuerdo será elaborado por nuestros profesionales de Kurkea, y podrá incluir quitas importantes de la deuda y esperas de hasta 10 años, atendiendo a las circunstancias personales del deudor.

La convocatoria de la reunión

Una vez aceptado el cargo, el mediador concursal dispondrá de los diez días siguientes para convocar al deudor y a los acreedores a una reunión en la que les remitirá una propuesta de Acuerdo Extrajudicial de Pagos. La convocatoria de la reunión podrá ser por medio electrónico, y en su defecto, a través de la Notaría o por cualquier otro medio que dé las suficientes garantías.

Esta reunión se celebrará en la localidad del domicilio del deudor. En el caso de que el deudor sea autónomo, deberá celebrarse dentro de los dos meses siguientes a la aceptación del cargo del mediador. Cuando el deudor fuese un particular este plazo de celebración será de un mes.

Si hay acuerdo, finaliza el procedimiento de la Ley de Segunda Oportunidad

Si la propuesta fuera aceptada por la mayoría los acreedores, el acuerdo se formalizará, vinculando tanto al deudor como a sus acreedores. El mediador concursal hará que ésta conste en la correspondiente Acta, dando por finalizado el procedimiento de la Ley de Segunda Oportunidad. Finalizaría así la fase extrajudicial. Por nuestra experiencia, cabe señalar que los acreedores no suelen aceptar estas nuevas condiciones, pero presentarles este acuerdo es uno de los requisitos que marca la Ley.

Si la propuesta no es aceptada, continuamos

Si como esperamos, la propuesta no fuera aceptada por los acreedores y el deudor es insolvente, el mediador concursal lo notificará al deudor y al organismo receptor de la solicitud: Notaría, Registro o Cámara de Comercio.

Se procederá a cerrar el expediente, y el mediador concursal deberá solicitar inmediatamente la declaración de concurso consecutivo. En caso de no hacerlo, nuestros profesionales podrán solicitarla junto con el deudor. Incluso en casos excepcionales los acreedores pueden presentarla.

Dicho con otras palabras, tras el intento de acuerdo fallido, acudiremos al juzgado para, mediante la declaración de insolvencia, continuar con el procedimiento y conseguir que se nos perdonen las deudas.

3. - LA DECLARACIÓN DE CONCURSO CONSECUTIVO

Una vez finalizada la fase extrajudicial e intentado sin éxito el Acuerdo Extrajudicial de Pagos con los acreedores, comenzará el procedimiento judicial con la declaración del concurso consecutivo. Posteriormente se procederá a la liquidación del patrimonio del deudor si lo tuviese. Finalmente se solicitará el Beneficio de Exoneración del Pasivo Insatisfecho “BEPI”, es decir, la cancelación de las deudas.

3.1. - PRESENTACIÓN DE LA DEMANDA

Esta fase judicial se inicia con la presentación de la demanda en el Juzgado de Primera Instancia si el solicitante es un particular. En caso de que el deudor fuese autónomo se presentará en el Juzgado de Lo Mercantil. En ambos casos se tramitará en el Juzgado correspondiente al domicilio del deudor. Las personas legitimadas para solicitar la iniciación de un concurso consecutivo son el mediador concursal, el propio deudor a través de nuestros profesionales, y cualquiera de sus acreedores.

La presenta el mediador concursal

Si la solicitud de concurso consecutivo se presenta por parte del mediador concursal, la Ley le impone el deber de presentar la demanda de inmediato. No obstante, no se contempla sanción alguna por el incumplimiento de este deber, y en este caso la demanda deberá ser presentada por el deudor.

La presenta el deudor

Si la demanda se presenta por parte del deudor, el plazo para su presentación dependerá de la condición del deudor. La Ley establece que primero deberá transcurrir el plazo de 3 meses desde la apertura de negociaciones con los acreedores si el deudor es autónomo, o dos meses si fuera persona natural que no tuviera la condición de empresario. Transcurrido este plazo, en ambos casos se dispondrá de un mes para poder presentar la demanda de concurso consecutivo que será elaborada por nuestros profesionales.

La presentan los acreedores

Si los acreedores quieren solicitar la declaración de concurso ante el juez, deberá transcurrir primero 3 meses desde la apertura de las negociaciones con el deudor si éste fuese autónomo. En caso de que el deudor sea un particular no autónomo, este plazo será de 2 meses. 

3.2. - AUTO DE DECLARACIÓN DE CONCURSO CONSECUTIVO

Recibida la demanda, el juez dictará auto de declaración de concurso consecutivo, es decir, que declará que la persona está en situación de insolvencia. En ese mismo acto procede a nombrar al administrador concursal el cual, será la misma persona que ejerció de mediador concursal durante la fase extrajudicial del procedimiento, siempre y cuando reúna los requisitos necesarios.

3.3. - EL ADMINISTRADOR CONCURSAL

Una vez nombrado, el administrador concursal deberá presentar una serie de documentos, todo ello para obtener la extinción definitiva de los créditos que no pueden ser satisfechos, siempre y cuando el deudor cumpla con los requisitos exigidos por la Ley. Entre esta documentación figura:

Un informe

En este documento, el administrador concursal presenta una serie de datos relevantes sobre la situación del deudor, así como una memoria de las principales decisiones y actuaciones que ha realizado durante su intervención..

Un Plan de Liquidación

El plan de liquidación del patrimonio del deudor es fundamental para realizar el pago a los acreedores. Sin embargo, esto no significa que sea necesario liquidar todo el patrimonio del concursado. Dependiendo de las diferentes circunstacias personales, se permitirá conservar ciertos bienes.

Pronunciarse sobre el BEPI

El administrador concursal también deberá presentar un pronunciamiento sobre el Beneficio de Exoneración del Pasivo Insatisfecho “BEPI”. Es un simple informe en el que se señala si el deudor cumple los requisitos previstos en la Ley para poder exonerar sus deudas.

3.4. - LA FASE DE LIQUIDACIÓN

El administrador concursal es quien se encarga de realizar la liquidación, dispondrá de un mes para presentar al juez el informe final de liquidación solicitando la conclusión del procedimiento. En este informe se exponen las operaciones de liquidación que se hubieran realizado y las cantidades obtenidas, así como los pagos realizados. También se detallará si el deudor tiene la propiedad de bienes o derechos legalmente inembargables, o bienes que no hayan sido liquidados.

Insuficiencia de masa activa

En caso de insuficiencia de masa activa (patrimonio) del deudor, deberá ponerse de manifiesto esta circunstancia en el momento de la solicitud del concurso. El juez podrá acordar en el mismo auto de declaración de concurso la conclusión del procedimiento, siempre y cuando cuando aprecie de manera evidente que la masa activa presumiblemente será insuficiente para la satisfacción de los posibles gastos del procedimiento. Es lo que se conoce como Concurso Exprés.

3.5. - SOLICITUD DE EXONERACIÓN DEL PASIVO INSATISFECHO

Si el pronunciamiento sobre el BEPI realizado por el administrador concursal es positivo, el deudor tendrá que presentar la solicitud de Exoneración del Pasivo Insatisfecho ante el Juez quien, verificará los presupuestos y requisitos establecidos por la Ley.

Las alegaciones

A continuación, el Letrado de la Administración de Justicia dará traslado de la solicitud del deudor a la administración concursal y a los acreedores personados para que, dentro del plazo de cinco días, aleguen cuanto estimen oportuno en relación a la concesión del beneficio. El Letrado de la Administración de Justicia dará traslado al deudor de los escritos que se hubieran presentado a fin de que, dentro del plazo que se le conceda, manifieste si mantiene la solicitud inicial.

Hay conformidad

Si la administración concursal y los acreedores personados mostraran conformidad a la solicitud del deudor o no se opusieran a ella dentro del plazo legal, el juez del concurso, previa verificación de la concurrencia de los presupuestos y requisitos establecidos en esta Ley, concederá el beneficio de la exoneración del pasivo insatisfecho en la resolución en la que declare la conclusión del concurso.

Así quedaría completado el procedimiento, con la resolución que concluye el concurso y nuestras deudas canceladas.

El incidente concursal

En caso contrario, la Autoridad Judicial tramitaría un incidente concursal para resolver sobre las posibles controversias que se hubiesen planteado. Una vez resuelto, el Juez resolverá.

3.6. - CANCELACIÓN DE LAS DEUDAS GRACIAS A LA LEY DE SEGUNDA OPORTUNIDAD

De esta forma, con la resolución judicial se concluye el concurso consecutivo y la cancelación de las deudas de forma definitiva. Es decir, que se finaliza el procedimiento de la Ley de Segunda Oportunidad.

Abrir chat
1
Somos KURKEA, ¡Cancela tus deudas!
¡Hola! No te quedes con deudas, explicanos tu caso y pregúntanos